jueves, 6 de julio de 2017

Acompañamiento

En ocasiones nos encontramos con alguien cercano a quien apreciamos y con quien nos sentimos unidos de manera especial y que a veces debido a sucesos de la vida no sabemos como actuar.
 
A veces no sabemos como reaccionar cuando a alguien cercano le ocurre algo bueno o malo, o debe tomar una decisión importante en su vida, o simplemente se siente decaído y sin ánimo. Son muchas las ocasiones en las que tomamos partido en una disputa ajena interviniendo sin conocimiento exacto de lo que ha pasado, (ya que una misma circunstancia puede tener muchas versiones, tantas como implicados).
 
Muchas veces pensamos que lo mejor es alejarnos de esa persona, otras veces intentamos aconsejarle para que haga lo que nosotros creemos que es lo que más le conviene o incluso le convencemos para posicionarlo en uno u otro bando de las circunstancias.
 
Cuantas veces hemos tirado de una persona hacia nuestras creencias abogando que era por su bien o para que abriera los ojos y viera la realidad cuando la realidad puede tener muchas percepciones.
 
Cada persona debe tener libertad para elegir su propio camino, aunque a veces no sepa que dirección elegir. En esos momentos solemos apoyarnos en alguien cercano para que nos haga la elección más llevadera.
 
Si has sido elegido para acompañar a alguien en su caminar sientete agradecido ya que es una gran labor que requiere de mucha paciencia y que puede ser muy gratificante si se hace desde el corazón.
 
Intenta dar apoyo en todo momento que lo necesite. No tomes ninguna decisión que no te corresponda a ti de manera directa, tan solo la de acompañar. Escucha siempre y en todo momento sin enjuiciar las circustancias y libre de prejuicios. No le convenzas de nada de lo que tu harías ni fuerces situaciones o posiciones para tomar una decisión.
 
 
 
A veces el mejor apoyo es alguien con quien hablar, que sepa escuchar y que no te abandone. Que te guíe con la seguridad y con la presencia.

lunes, 26 de junio de 2017

Una llamada de amor


Vivimos rodeados de amor a nuestro alrededor. A veces vivimos tan rápido que no nos damos cuenta y no llegamos a percibirlo. Siempre andamos ocupados de aquí para allá en un millón de quehaceres que no nos dejan pararnos y saborear todo el amor que nos rodea. El amor de nuestros padres, de nuestros amigos, de nuestra familia, de nuestros hermanos, incluso de los animales y de la vegetación que nos rodea nos da amor a su manera.


Pero a veces no sabemos percibir el amor que tenemos cerca y llamamos la atención de muchas maneras para conseguirlo.

¿Podrías averiguar entre las personas que tienes cerca cual es su llamada de amor? ¿Y tus llamadas propias?


Cuando mamá se levanta una mañana cansada, donde todo lo ve oscuro y lo único que piensa es en echar sal al café de papá, es porque está reclamando amor.


Cuando tu hijo no quiere nada de lo que le ofreces, ni comida, ni juguetes, ni juegos y lo tienes pegado a tu pierna sin soltarse, es porque está reclamando amor.


Cuando papá decide sentarse solo y enojado, quejándose del ruido que hay siempre y de lo cansado que está, es por que está reclamando amor.


Cuando los hijos adolescentes se frustran y te dicen que no los entiendes y que no sabes lo que les pasa, están reclamando amor.


Cuando tu mejor amiga no tiene ganas de hablar ni quedar y no te coge el teléfono, es porque está reclamando amor.


 


Una reclamación de amor no tiene por qué ser una llamada directa en la que la persona te pida amor abiertamente. En muchas ocasiones es todo lo contrario, nos ponemos a la defensiva y no sabemos como pedir amor. Esto sucede cuando se nos olvida amarnos y necesitamos que nos recuerden que es el amor.


Cuando te encuentres en una situación así, párate a pensar que está pasando, acompaña a la persona y dejad fluir vuestros sentimientos de forma positiva y sin coacciones, soltad todo los pensamientos negativos sin victimizaros. En unos minutos un aura de paz os rodeará y todo se llenará de amor.

No olvides respetarte, agradecer cada día y amarte, porque amarnos a nosotros mismos es fundamental para amar a los demás. Dedicate unos minutos al día para practicar el respeto y el amor propio.


Recuerda que una llamada de amor también se puede mostrar con frustración, miedo, negatividad o incluso agresividad. Al volver al amor todo eso desaparece.


En los niños pequeños y bebes parece mucho más fácil detectar una llamada de amor que en los adultos. Los bebes y los niños no tienen prejuicios ni normas sociales que les hagan esconder sus sentimientos. Los adultos vivimos de cara a unas normas absurdas donde las emociones y los sentimientos parecen no tener cabida.

martes, 20 de junio de 2017

Donde duermen los sueños

Este albúm ilustrado os devolvera la fe en vosotros mismos.

Es un albún autoeditado y escrito por Raquel Rodriguez García e ilustrado por Salvador Rojo.







Es un libro "infantil" que te hace reflexionar sobre temas filosóficos y te lleva al conocimiento de tí mismo, en el que despues de leerlo y disfrutar de sus bellas ilustraciones, te abordaran preguntas como

- ¿Quién eres?
- ¿Qué es lo que quieres?
- ¿A dónde te gustaría llegar?
- ¿Porqué no lo intentas?

Es un libro para meditar, para conocerte a ti mismo y para valorarte.

Julia es su protagonista y a través de su sueños descubre que a pesar de que a veces las cosas son dificiles nada es imposible, y que con ganas y buena voluntad todo puede estar al alcance de tu mano.

Si te gustan los albumes ilustrados este va a ser uno que vas a disfriutar por la dulzura con la que está escrito que casi te lleva a mecerte de manera suave entre sus palabras y las ilustraciones te hacen llegar a un mundo de ensueño, delicado y que seguro alguna vez has soñado.




 

miércoles, 14 de junio de 2017

Lágrimas bajo la cama

Me gustaría hacer una reseña sobre un libro muy especial.

Es un libro autoeditado. La autora es Ana Meilán y la ilustradora Marta Mayo.



Se trata de un libro infantil, pero que a pesar de ello también puede ser leído por adultos y recordar la importancia de abrirnos y mostrar nuestros sentimientos.

El protagonista de esta historia se llama Simón. Es un pequeño que cada vez que siente tristeza o frustración rompe a llorar. Aunque puede parecer normal, en su entorno ya están cansados de escucharle y lo conocen como Simón el llorón.

A Simón no le gusta la actitud de la gente ante su modo de actuar y mucho menos que le hayan puesto el sobrenombre de llorón. Debido a esto Simón decide tomar una decisión muy importante aunque no sabemos si será la mejor.


Simón decide que ya no llorara más, o por lo menos no lo hará delante de los demás, sin que llorara a solas y guardará sus lágrimas en un bote.

¿qué pasará cuando Simón deje de llorar delante de la gente?

¿Cómo reaccionarán los demás ante la nuea actitud de Simón?

¿ qué pasaría si todo el mundo dejara de llorar? ¿Dejarían de sentir?

Es un libro que nos hará reflexionar a grandes y pequeños sobre el valor de las lágrimas, la importancia de no reprimir sentimientos y la utilidad de llorar y expulsar nuestras emociones.
 

martes, 6 de junio de 2017

Empoderamiento sexual o empoderamiento mental



Llevo mucho tiempo escuchando la frase empoderamiento femenino. Y también la idea de que no es necesario el empoderamiento masculino, que los hombres ya están suficientemente empoderados.

¿De verdad existe esta creencia?

El empoderamiento o apoderamiento (del empowerment en inglés) se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual de los individuos y las comunidades, en temáticas tales como política, diario vivir y economía, para así impulsar cambios beneficiosos para el grupo en las situaciones en que viven. Generalmente implica, en el beneficiario, el desarrollo de una confianza en sus propias capacidades y acciones.( https://es.wikipedia.org/wiki/Empoderamiento )

empoderar(se). Calco del inglés to empower, que se emplea en textos de sociología política con el sentido de ‘conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida’. Puede usarse también como pronominal: «Se trata pues de empoderarnos, de utilizar los bienes y derechos conseguidos, necesarios para el desarrollo de los intereses propios» (Alborch Malas [Esp. 2002]). El sustantivo correspondiente es empoderamiento (del ingl. empowerment): «El empoderamiento de los pobres es la palabra clave» (Granma [Cuba] 11.96). El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico.( http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=empoderar )

Si nos vamos a la definición de empoderamiento podemos ver que es un proceso para aumentar distintos tipos de fortalezas en distintas disciplinas. Al final todo ello repercute en la confianza de uno en sí mismo.

Parece, a mi entender que las mujeres no confían en sí mismas y los hombres sí.

Yo creo que el empoderamiento es social y no sexual.

El hecho de que vivamos en una sociedad que en algunos ámbitos se beneficie al hombre no significa que el empoderamiento masculino exista.

Mientras existan campañas de violencia de genero, donde la mayoría de las víctimas son mujeres, no creo que el empoderamiento masculino exista.



El proceso de confianza en sí mismo debe incluir la igualdad y la liberación del miedo.

Mientras los hombres no liberen sus miedos y se igualen a las mujeres como personas, lo único que puede existir es una lucha donde ambos sexos nos atacaremos constantemente.

Ellos mientras sientan miedo a la perdida de poder se defenderán de ataques sin fundamento bien mediante el poder social o físico.

¿Cuantos hombres sienten tanta confianza en sí mismos que son capaces de sentirse derrotados, llorar en publico o expresar todas sus emociones de manera abierta?

¿Cuanto hombres estan preparados para tener una jefa? ¿ Y cuantos estan preparados para reconocer que una mejer de su plantilla tiene mejores aptitudes que el en algún ámbito?

Muchos de ello se cierran, utilizan como mejor defensa el ataque.

Esta es mi propia opinión. Soy mujer y no quiero tirar el trabajo que se hace  por las mujeres, pero pienso que los hombre tienen un falso empoderamiento donde ocultan sus verdaderos miedos, sus emociones y no son capaces de liberarse ni llegar a conocerse a sí mismos.

Si comenzaos por respetarnos primero nosotros mismos y tuviéramos como objetivo dar y recibir respeto las cosas fluirían de otra manera. Tendríamos un trato desde la igualdad y no piramidal.

martes, 30 de junio de 2015

Educación con sentido común


Desde hace algún tiempo, parece que se ha puesto de "moda" hablar de crianza respetuosa, crianza con apego, crianza natural, disciplina positiva..... y muchos otros términos que lo único que hacen es igualar al niño al mismo estatus social al que pertenecen sus padres.

Por un lado me alegra mucho que se hable de todo esto y que las familias lo apliquen en su día a día familiar, aunque por otro lado me apena que se hable de todas estas maneras de criar o educar como algo novedoso que se ha creado ahora. Una nueva pedagogía innovadora y moderna que comienza a surgir.

Esto hace que parezca que lo normal o lo habitual en la educación de los hijos sean los gritos, los castigos, las imposiciones porque sí, el autoritarismo, el valor de la fuerza de los padres...... no os parece que tenemos a nuestros hijos así sometidos y subordinados a nuestros antojos.

Imaginad un día en vuestra vida cotidiana donde habéis ido al trabajo y un compañero sin darse cuenta se la ha caído el café en tu carpeta, según tu forma de educar deberías de comenzar a gritarle delante de todo el mundo.

Resulta que tus gritos son tan fuertes que llegan a escucharse hasta el despacho del jefe y éste decide salir para ver que pasa y te ve dando gritos, enfurecida y alterada, así que lo que debería de hacer es  darte un cachete en el culo y llevarte a una silla de cara a la pared para que pienses en lo que has hecho, mientras tus compañeros miran.

Te puedes imaginar como llegas a casa, hecha una furia por el mal día que has tenido. Te encuentras a tu marido viendo la tele, echado en el sofá con los pies encima de la mesa y no ha recogido la mesa todavía!!!!!! Tu reacción es apagarle la tele y regañarle por su mala actitud y lo mandas a su habitación sin su merienda favorita.

¿Os parecen estas actitudes normales? ¿Actuáis normalmente así? ¿Os sentiríais bien si sois vosotros los que padecéis alguno de estos castigos o decisiones fuera de lugar?

Pensad sinceramente que haríais si vivieseis esa situación, si vuestro jefe os diera un cachete en el culo y os pusiese den la silla de pensar de cara a la pared? ¿Cuánt@s os sentiríais ridiculizad@s, humillad@s? y ¿Cuántas pensaríais en denunciar por maltrato, abuso de poder, o trato vejatorio?

Entonces ¿por que actuamos así con los niños? ¿por qué los tratamos como si fueran inferiores y merecieran eses trato?

No es mejor tratarlos como personas, dialogar con ellos, atender sus necesidades, acompañarlos en los malos momentos, darles seguridad y confianza.

Como persona adulta ¿has pensado como deberías resolver los conflictos con los adultos que anteriormente he mencionado? Seguro que hablando, aceptando disculpas o incluso con un abrazo si has tenido un mal día.

Y ahora ¿Qué piensas que debe sentir un niño que es tratado de esa manera?

No hagas con tus hijos lo que no te gusta que hagan contigo.
No los trates como no te gusta que te traten a ti.
No te comportes como si fueses un ser por encima de ellos.
Antes de actuar párate a pensar primero que vas a hacer.
Si estas muy alterad@ respira hondo primero.
Si no consigues relajarte y pensar con claridad recuerda que puedes contar con tu pareja.
Ante todo recurre al diálogo y al razonamiento.





 

martes, 2 de septiembre de 2014

Mi experiencia con la lactancia

Hoy me gustaría hablaros sobre nuestra experiencia personal con la lactancia y como a base de mi insistencia, mi terquedad y nuestra paciencia hemos conseguido tener una feliz LM. Sí que quiero aclarar que no soy asesora en lactancia y tan sólo una mama un poco cuadriculada y de ideas fijas.
 
Antes de que naciera Enzo, yo ya tenía leche y de hecho cuando comenzaban las contracciones durante el embarazo, la leche empezaba a salir.
 
En mi ignorancia yo pensaba que todos los bebes venían con el libro de instrucciones leído sobre como mamar y en el momento de nacer, pues se ponían a la tarea sin más, pobre ilusa de mi!!!!!
 
Después de 20 horas de parto provocado, epidural y cansancio acumulado, a las 6:45 apareció mi pequeño tesoro, pero como de costumbre haciendo lo que le daba la gana (vamos igualito que durante el embarazo) y decidió que no era el momento de comer sino de dormir, después de una dura noche de parto, así que lo dejamos dormir.
 
Yo, en mi plan de parto había pedido la ayuda de una asesora en lactancia y la tuve en todo momento. Todos los días venía para ayudarme, aconsejarme y ver como íbamos. Pero íbamos mal. A mi el embarazo me dejo muy baja de peso, y el bebe perdió 400 gr en 2 días. Así que pediatras y ginecólogos dilucidaron que yo tenía la culpa de esa situación y que lo mejor era comenzar con algún bibi de ayuda, pero yo terca de mi, me negué.
 
Los médico se apoyaban en mi falta de peso para teorizar que yo no tenía leche, pues bien, vamos a verlo. Mandé a mi querido marido a por un sacaleches y pregunté cuanta leche debía de tener una toma. La respuesta fue 30, así que allí estaba yo sin saber como funcionaba el artilugio y con mis ansias de ver 30ml en el bibi comencé a sacarme leche sin leer instrucciones ni nada. Y vaya felicidad cuando llegué a los 30!!!!!, pero me duró poco porque entonces la teoría evolucionó y al ver que mi bebe le costaba arrancar y engordar, diciendo que seguramente mi leche no servía por que yo estaba muy delgada.
 
Durante los días en el hospital, que no fueron pocos, sólo 10, mi bebe no cogía bien el pecho y era yo quien lo ponía y comenzaba a masajearme para ayudarle a que la leche saliera. Así que al tercer día hubo un parón y dejo de perder peso, pero no cogía. Los médicos erre que erre con el tema de la ayudita.
 
Después de nuestra estancia en el hospital, varios sustos y reingresos y un día casi sin leche por mis nervios, llegamos a casa con el mismo problema, Enzo no tenía fuerza para mamar y yo seguía ayudándole. Además no pedía de comer, así que durante un mes y medio tuve que estar de día y de noche poniendo la alarma del reloj para darle sus tomas.
 
Entre tanto y a los 20 días de tener a mi bebe, pasé una mastitis, para mi horrible, yo no sabía que eso dolía tanto. Decidí comentárselo al pediatra y la decisión fue que debía dejar de darle el pecho al niño. El ginecólogo decía que tenía que conseguir vaciar el pecho como fuera, con niño o sin él.Esa propuesta antagónica pediatra versus ginecólogo, como no me gustó para nada, decidí yo coger a mi bebé en brazos y subir a la planta donde estuve ingresada y buscar a una asesora en lactancia que me explicó lo que debía de hacer durante la infección y además tenía que ir a un ginecólogo para que me recetaran antibióticos compatibles con la lactancia, ya que en la exploración no parecía que la mastitis fuera de gran importancia ni que hubiera obstrucción alguna.
 
Mientras tanto mi bebe, mi teta y yo, seguíamos con la lucha diaria para hacer de la leche mía su único alimento sin morir en el intento.
 
A Enzo le costaba mucho mamar, se cansaba, se dormía o directamente no se despertaba. Como en alguna ocasión me llegaron a decir, "seguramente al ser un parto provocado no estaba preparado para salir", si eso es verdad o mentira, no lo sé.
 
Yo probé de todo, ayudarle a sacar la leche masajeándome el pecho, sacarme la leche con un sacaleches y dársela en bibi, desnudarnos los dos para que me sintiera y él se sintiera mas tranquilo y relajado..... en fin de todo.
 
Después de un mes y medio de lucha conseguí que Enzo comenzara a pedir su comida, !mi lecheee!!!! siiiii!!!! y hasta el día de hoy seguimos felices y él comiendo cada vez que se le apetece y donde se le apetece.

La verdad es que en mi última visita al pediatra, éste se quedó bastante sorprendido por la evolución de Enzo y me dijo que de seguir así podíamos estar hasta los 6 meses con LM sin necesidad de comenzar a introducir alimentos, me dio la enhorabuena por el esfuerzo y palabras textuales suyas "esta claro que quien no quiere darle el pecho a un bebe es por que no quiere" se ve que el hombre se ha dado cuenta de que soy de ideas fijas.

Mientras tanto conocí las reuniones de apoyo a la lactancia de Málaga, a las que comencé a ir hace un par de semanas, y mi reacción fue muy positiva. Son grupos de papas que se reúnen para hablar, informarse y compartir experiencias. Me pareció muy productiva, ya que por momentos pensé que yo era la única persona que tenía problemas con la lactancia y me sentía muy sola, pero allí fue donde vi que son muchas las familias que les cuesta arrancar y que necesitan de asesoras de lactancia y no pasa nada por tardar un poco, lo importante es intentarlo, estar aconsejada por personal bien formado y vivir la maternidad de manera que te sientas satisfecha.
 
 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...