lunes, 4 de noviembre de 2013

La familia

El tema de las relaciones padres-hijos es tan viejo como la historia de la humanidad, aunque, actualmente con los cambios tan vertiginosos que están ocurriendo en la sociedad, también están cambiando las relaciones entre los miembros de la familia.
 
En los últimos años el tipo de familia tradicional que se conocía, donde convivían los padres con los hijos, ha ido cambiando y ha dejado paso a nuevos tipos de familia o de convivencia familiar, algunos ejemplos los podemos ver aquí:
 
Tipos de familia más frecuentes:
  • F. Nuclear: Padre, madre e hijos. Comparten un espacio físico y un patrimonio común.
  • F. Troncal o Múltiple: Varias generaciones conviven bajo el mismo techo (padre, hijos, abuelos)
  • F. Extensa: Familia troncal + parientes colaterales de diferentes generaciones (abuelos, tíos, padres, sobrinos, nietos)
  • F. Monoparenteral: Un progenitor + hijo/s  (-18 años). Por propia iniciativa o fallecimiento o separación de un cónyuge.
  • F. Reconstruida: Padre o madre con algún hijo forman nueva familia con otra pareja o cónyuge. El 3º más frecuente.
  • F. Agregada: Se vive en régimen de cohabitación pero no están certificadas legalmente. Se asimilan a la “pareja de hecho”.
  • F. Polígama: Un hombre y varias mujeres, Poliginia; o una mujer y varios hombres, Poliandria (menos casos y peor aceptada).
  • Hogares unipersonales: Una sola  persona, por diversos motivos. Va en incremento en Europa.

La familia tiene una gran importancia en la vida de las personas porque nos da un sentido, el sentido de quién soy yo. Yo no me puedo definirme a mí misma sin definirme en relación a los otros. Soy yo, pero también soy hija, hermana... de otras personas, y eso me da un sentido de la vida, una manera de entender las cosas. Dentro de la familia vamos interiorizando diferentes aspectos, algunos son claros y explícitos y otros no se ven tanto, pero están ahí: reglas, expectativas...

A lo largo de mi carrera profesional, me he dado cuenta que encuentro en las familias algunas características similares: falta de comunicación y confianza de los hijos en sus padres y falta de autoridad de sus padres. Esta falta de autoridad de los padres les lleva a tomar medidas de autoritarismo e imposición.
Además he observado también en el área de infantil que hay padres que piensan que debido a la edad de sus hijos no le dan importancia a sus palabras, a los hechos que le suceden en clase, o en diversos contextos sociales, no saben relacionarse con sus hijos y es así como comienza un distanciamiento entre padres e hijos. Parece ser que algunos padres presentan problemas para mantener una relación educativa, flexible, dialogante y dinámica con sus hijos.
 
Estas situaciones crean conflictos familiares, que en ocasiones son difíciles de tratar a no ser que se recurra a la ayuda de un profesional, y que se llega a estas malas relaciones debido a un cúmulo de errores que se han ido sucediendo en la parte que concierne a la educación dentro de casa.
 
Con esto no quiero decir que la intención de los padres a la hora de educar sea mala, aunque sí que a veces no es la adecuada.
A continuación os voy a dar unas pautas para llevar a la práctica desde casa:
 
- Los estilos educativos democráticos son los que más favorecen el desarrollo de la familia.
  1. Se razonan las normas, se podrían negociar, e incluso los hijos podrían tomar decisiones.
  2. Se promueve la autonomía en los hijos ( aprenden a tomar decisiones, valorar, juzgar lo más adecuado para ellos)
- Comunicación entre sus miembros porque:
  1.  Permite la realización humana en sus dimensiones: afectiva, cognitiva y social. 
  2. -Construye los aprendizajes a través de la interacción.  
  3. -Bienestar psíquico en la interacción personal. 
  4. -Prevención de patologías. 
  5. -Favorece el descubrimiento del “otro” y del  “yo”.
Se recomienda que se establezca una comunicación verbal positiva, lo que supone:
 
- Saber preguntar.
 
- Saber escuchar.
 
- Aprender a utilizar el humor sin herir.
 
- Defender las propias ideas respetando las ajenas.
 
- Saber decir que no.
 
- Hacer crítica constructiva.
 
El modelado. Es importante que los padres sean un buen referente para sus hijos, para que estos los imiten.
 
Para terminar me gustaría recordar que la familia en sí tiene unas funciones y son las siguientes:
- Construcción y desarrollo de la persona.
 
- Aprender a resolver problemas y asumir responsabilidades y compromisos.
 
- Encuentro intergeneracional.
 
- Transición de unos momentos evolutivos a otros.

 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión siempre es importante y será valorada en este blog, así que te animo a que dejes un mensaje comentando, con respeto, que te pareció lo que leíste o viste aquí

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...