lunes, 26 de junio de 2017

Una llamada de amor


Vivimos rodeados de amor a nuestro alrededor. A veces vivimos tan rápido que no nos damos cuenta y no llegamos a percibirlo. Siempre andamos ocupados de aquí para allá en un millón de quehaceres que no nos dejan pararnos y saborear todo el amor que nos rodea. El amor de nuestros padres, de nuestros amigos, de nuestra familia, de nuestros hermanos, incluso de los animales y de la vegetación que nos rodea nos da amor a su manera.


Pero a veces no sabemos percibir el amor que tenemos cerca y llamamos la atención de muchas maneras para conseguirlo.

¿Podrías averiguar entre las personas que tienes cerca cual es su llamada de amor? ¿Y tus llamadas propias?


Cuando mamá se levanta una mañana cansada, donde todo lo ve oscuro y lo único que piensa es en echar sal al café de papá, es porque está reclamando amor.


Cuando tu hijo no quiere nada de lo que le ofreces, ni comida, ni juguetes, ni juegos y lo tienes pegado a tu pierna sin soltarse, es porque está reclamando amor.


Cuando papá decide sentarse solo y enojado, quejándose del ruido que hay siempre y de lo cansado que está, es por que está reclamando amor.


Cuando los hijos adolescentes se frustran y te dicen que no los entiendes y que no sabes lo que les pasa, están reclamando amor.


Cuando tu mejor amiga no tiene ganas de hablar ni quedar y no te coge el teléfono, es porque está reclamando amor.


 


Una reclamación de amor no tiene por qué ser una llamada directa en la que la persona te pida amor abiertamente. En muchas ocasiones es todo lo contrario, nos ponemos a la defensiva y no sabemos como pedir amor. Esto sucede cuando se nos olvida amarnos y necesitamos que nos recuerden que es el amor.


Cuando te encuentres en una situación así, párate a pensar que está pasando, acompaña a la persona y dejad fluir vuestros sentimientos de forma positiva y sin coacciones, soltad todo los pensamientos negativos sin victimizaros. En unos minutos un aura de paz os rodeará y todo se llenará de amor.

No olvides respetarte, agradecer cada día y amarte, porque amarnos a nosotros mismos es fundamental para amar a los demás. Dedicate unos minutos al día para practicar el respeto y el amor propio.


Recuerda que una llamada de amor también se puede mostrar con frustración, miedo, negatividad o incluso agresividad. Al volver al amor todo eso desaparece.


En los niños pequeños y bebes parece mucho más fácil detectar una llamada de amor que en los adultos. Los bebes y los niños no tienen prejuicios ni normas sociales que les hagan esconder sus sentimientos. Los adultos vivimos de cara a unas normas absurdas donde las emociones y los sentimientos parecen no tener cabida.

martes, 20 de junio de 2017

Donde duermen los sueños

Este albúm ilustrado os devolvera la fe en vosotros mismos.

Es un albún autoeditado y escrito por Raquel Rodriguez García e ilustrado por Salvador Rojo.







Es un libro "infantil" que te hace reflexionar sobre temas filosóficos y te lleva al conocimiento de tí mismo, en el que despues de leerlo y disfrutar de sus bellas ilustraciones, te abordaran preguntas como

- ¿Quién eres?
- ¿Qué es lo que quieres?
- ¿A dónde te gustaría llegar?
- ¿Porqué no lo intentas?

Es un libro para meditar, para conocerte a ti mismo y para valorarte.

Julia es su protagonista y a través de su sueños descubre que a pesar de que a veces las cosas son dificiles nada es imposible, y que con ganas y buena voluntad todo puede estar al alcance de tu mano.

Si te gustan los albumes ilustrados este va a ser uno que vas a disfriutar por la dulzura con la que está escrito que casi te lleva a mecerte de manera suave entre sus palabras y las ilustraciones te hacen llegar a un mundo de ensueño, delicado y que seguro alguna vez has soñado.




 

miércoles, 14 de junio de 2017

Lágrimas bajo la cama

Me gustaría hacer una reseña sobre un libro muy especial.

Es un libro autoeditado. La autora es Ana Meilán y la ilustradora Marta Mayo.



Se trata de un libro infantil, pero que a pesar de ello también puede ser leído por adultos y recordar la importancia de abrirnos y mostrar nuestros sentimientos.

El protagonista de esta historia se llama Simón. Es un pequeño que cada vez que siente tristeza o frustración rompe a llorar. Aunque puede parecer normal, en su entorno ya están cansados de escucharle y lo conocen como Simón el llorón.

A Simón no le gusta la actitud de la gente ante su modo de actuar y mucho menos que le hayan puesto el sobrenombre de llorón. Debido a esto Simón decide tomar una decisión muy importante aunque no sabemos si será la mejor.


Simón decide que ya no llorara más, o por lo menos no lo hará delante de los demás, sin que llorara a solas y guardará sus lágrimas en un bote.

¿qué pasará cuando Simón deje de llorar delante de la gente?

¿Cómo reaccionarán los demás ante la nuea actitud de Simón?

¿ qué pasaría si todo el mundo dejara de llorar? ¿Dejarían de sentir?

Es un libro que nos hará reflexionar a grandes y pequeños sobre el valor de las lágrimas, la importancia de no reprimir sentimientos y la utilidad de llorar y expulsar nuestras emociones.
 

martes, 6 de junio de 2017

Empoderamiento sexual o empoderamiento mental



Llevo mucho tiempo escuchando la frase empoderamiento femenino. Y también la idea de que no es necesario el empoderamiento masculino, que los hombres ya están suficientemente empoderados.

¿De verdad existe esta creencia?

El empoderamiento o apoderamiento (del empowerment en inglés) se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual de los individuos y las comunidades, en temáticas tales como política, diario vivir y economía, para así impulsar cambios beneficiosos para el grupo en las situaciones en que viven. Generalmente implica, en el beneficiario, el desarrollo de una confianza en sus propias capacidades y acciones.( https://es.wikipedia.org/wiki/Empoderamiento )

empoderar(se). Calco del inglés to empower, que se emplea en textos de sociología política con el sentido de ‘conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida’. Puede usarse también como pronominal: «Se trata pues de empoderarnos, de utilizar los bienes y derechos conseguidos, necesarios para el desarrollo de los intereses propios» (Alborch Malas [Esp. 2002]). El sustantivo correspondiente es empoderamiento (del ingl. empowerment): «El empoderamiento de los pobres es la palabra clave» (Granma [Cuba] 11.96). El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico.( http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=empoderar )

Si nos vamos a la definición de empoderamiento podemos ver que es un proceso para aumentar distintos tipos de fortalezas en distintas disciplinas. Al final todo ello repercute en la confianza de uno en sí mismo.

Parece, a mi entender que las mujeres no confían en sí mismas y los hombres sí.

Yo creo que el empoderamiento es social y no sexual.

El hecho de que vivamos en una sociedad que en algunos ámbitos se beneficie al hombre no significa que el empoderamiento masculino exista.

Mientras existan campañas de violencia de genero, donde la mayoría de las víctimas son mujeres, no creo que el empoderamiento masculino exista.



El proceso de confianza en sí mismo debe incluir la igualdad y la liberación del miedo.

Mientras los hombres no liberen sus miedos y se igualen a las mujeres como personas, lo único que puede existir es una lucha donde ambos sexos nos atacaremos constantemente.

Ellos mientras sientan miedo a la perdida de poder se defenderán de ataques sin fundamento bien mediante el poder social o físico.

¿Cuantos hombres sienten tanta confianza en sí mismos que son capaces de sentirse derrotados, llorar en publico o expresar todas sus emociones de manera abierta?

¿Cuanto hombres estan preparados para tener una jefa? ¿ Y cuantos estan preparados para reconocer que una mejer de su plantilla tiene mejores aptitudes que el en algún ámbito?

Muchos de ello se cierran, utilizan como mejor defensa el ataque.

Esta es mi propia opinión. Soy mujer y no quiero tirar el trabajo que se hace  por las mujeres, pero pienso que los hombre tienen un falso empoderamiento donde ocultan sus verdaderos miedos, sus emociones y no son capaces de liberarse ni llegar a conocerse a sí mismos.

Si comenzaos por respetarnos primero nosotros mismos y tuviéramos como objetivo dar y recibir respeto las cosas fluirían de otra manera. Tendríamos un trato desde la igualdad y no piramidal.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...